La diabetes mellitus es una enfermedad sistémica crónica que se caracteriza por un aumento de glucosa en la sangre a causa de diferentes factores.

Existen 3 tipos de diabetes:

  • Diabetes Mellitus Tipo I (Insulinodependiente): También conocida como diabetes juvenil debido a que usualmente se presenta en edades tempranas, pero puede presentarse a cualquier edad; se debe a una deficiencia en la producción de insulina por parte del páncreas.
  • Diabetes Mellitus Tipo II (No Insulinodependiente): Se debe a la ineficacia del organismo al utilizar la insulina, por lo que la glucosa no es aprovechada de manera adecuada.
  • Diabetes Gestacional: Es un aumento de azúcar en la sangre detectada por primera vez en el embarazo. (OMS)

Para el 2015 en América Latina 15.5 millones de personas sufrían de esta enfermedad  y 10.6 millones en México según cifras de Doctoralia México, siendo esta la segunda causa de mortalidad en México.

Los factores que pueden predisponer al desarrollo de Diabetes son:

  • Alimentación rica en carbohidratos y grasas saturadas
  • Sedentarismo
  • Sobrepeso y Obesidad
  • Consumo de alcohol
  • Tabaquismo

Los síntomas más frecuentes que presentan los pacientes con diabetes son exceso de hambre, sed y orina, además de cansancio, pérdida de peso y visión borrosa.

La manera de establecer un diagnóstico de diabetes es mediante estudios de laboratorio. Si los niveles de glucosa en sangre en ayunas superan los 126 mg/dL en distintas tomas se puede sospechar de diabetes. Se usan también para diagnóstico el l nivel de glucosa aleatoria y la prueba de tolerancia oral si excede los 200 mg/dL. Además, otro estudio como la hemoglobina glucosilada si excede el 6%.

La diabetes tiene como consecuencia:

  • Ceguera (Retinopatía diabética)
  • Impotencia Sexual
  • Insuficiencia renal
  • Amputaciones por pie diabético
  • Afección nerviosa (Neuropatía diabética).

El tratamiento para la diabetes tipo I se usa insulina inyectada, en el caso del tipo II los medicamentos que se utilizan biguanidas como la metformina, inhibidores de la alfa-glucosidasa, sulfonilureas entre otros. Para la diabetes gestacional al igual que en la diabetes tipo I se utiliza la insulina inyectada.

diabetes  Diabetes en la Odontología diabetes C

Manejo Odontológico

Es importante que para realizar un tratamiento odontológico nos cercioremos de que el paciente se encuentre controlado, por lo que es esencial contar con un glucómetro en el consultorio dental. Es recomendable que las citas sean lo menos estresantes y dolorosas para el paciente, con el fin de evitar un aumento repentino de glucosa en sangre.

Las manifestaciones bucales más comunes son:

  • Aliento similar a manzana en descomposición (Aliento cetónico)
  • En ocasiones puede observarse xerostomía
  • Infecciones oportunistas como Cándida
  • Eritema de las mucosas
  • Gingivitis
  • Periodontitis

Un paciente diabético controlado puede ser atendido sin problema alguno odontológicamente, se recomienda realizar tratamientos preventivos debido al riesgo a presentar las manifestaciones antes mencionadas.

En el caso de ser necesario hacer tratamientos que requieran anestesia local, se debe tener cuidado debido a que la adrenalina actúa como antagonista de la insulina por lo que es recomendable usar anestésicos sin vasoconstrictor e infiltrarlos de manera lenta, así mismo, es recomendable hacer el tratamiento en horas inmediatas a la administración del tratamiento insulínico.

Hay que ser cuidadosos con la prescripción de medicamentos. En el caso de los pacientes con diabetes tipo II tratados con Metformina, debemos ser cautelosos al enviar Antiinflamatorios, específicamente el Ibuprofeno, debido a que este potencializa el efecto del antidiabético, lo que puede derivar en una hipoglucemia. En el caso de los salicilatos como el ácido acetil-salicílico inhiben el efecto del hipoglucemiante, por lo que el analgésico de elección es el paracetamol.

Otra característica que se debe tomar en cuenta con el paciente diabético, es que tiene retardo en la cicatrización, más no en la coagulación, por lo que los tratamientos invasivos no representan un peligro para que se presente una hemorragia, sin embargo, se debe tener cuidado con la higiene del paciente para disminuir el riesgo de infecciones, principalmente por los problemas de cicatrización que pueda presentar y de ser necesario, el uso de antibióticos de manera preventiva sobre todo en aquellos con Diabetes tipo I.

Es trascendental tener una comunicación por medio de interconsultas con el endocrinólogo, para brindar el mejor tratamiento odontológico, sugerir una dieta balanceada y alta en fibra, realizar actividades físicas con regularidad, mantener un peso saludable, eliminar hábitos nocivos que pueden predisponer a esta enfermedad y sobretodo acudir a revisiones periódicas con el médico.

Dr. Jonathan Ortega

Dr. Jonathan Ortega

Cirujano Dentista eresado del la Facultad de Odontología, UNAM. / Estudia actualmente la Maestría en Ciencias Odontológicas, área de Biología Bucal. / Adscrito en el laboratorio de inmunohistoquímica y cultivo de tejidos, del Departamento de Patología Bucal, DEPeI, FO, UNAM.

2 Comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.