Fiable y eficaz desde 1972

Cemento de ionómero de vidrio (CIV) es el nombre genérico que se les da a los materiales que presentan una reacción entre el polvo de vidrio y el ácido poliacrílico.

Estos fueron desarrollados en los años setenta para lograr desempeñar un comportamiento clínico comparado con el de los cementos de silicato y así, reducir el riesgo de afecciones pulpares.

La presencia de ácido poliacrílico le da la capacidad de adherirse a la estructura dental, una de sus grandes cualidades llamada “quelación” que, implica el atrapamiento de iones metálicos presentes en la estructura dental.

Desde su creación los CIV han sufrido diferentes modificaciones, por ejemplo, en el líquido se agregaron copolímeros de ácidos itacónico, maleico o tricarboxílico; esto debido a que el ácido poliacrílico era muy viscoso y sufría de gelificación, lo que hacía que encontráramos el líquido “seco” después de un tiempo. En el polvo cada fabricante decide que componentes lo conformarán, pero encontramos entre los más comunes al silicio, calcio, aluminio, bario y fluoruro; los tamaños de sus partículas oscilan de 15 y 50 μm.

La clasificación de los CIV es:
Tipo I – Cementado de coronas, puentes y brackets ortodónticos. Tipo II a – Cementos para restauración estética.
Tipo II b – Cementos restauradores reforzados.
Tipo III – Cementos base o liner.

Existen varios CIV en la actualidad, algunos se han modificado según las necesidades clínicas de la población; por ejemplo, se les han adicionado polímeros solubles en agua y monómeros fotopolimerizables, partículas metálicas, metal-cerámicas y cerámicas. Todo esto con la finalidad de incrementar sus propiedades según el uso deseado. Conforme a su proceso de fraguado o endurecimiento encontraremos: reacción química, fotopolimerización o ambas. La presentación más común es polvo/líquido, pero ya existen cápsulas y pastas.

Otra alternativa es el ionómero liofilizado, el cual, viene en presentación de polvo únicamente, ya que el ácido se deshidrata y se incorpora al polvo, por lo que el líquido con el que se debe mezclar es agua bidestilada.

Dentro de los usos a nivel mundial de los ionomeros encontramos más de los que se mencionan anteriormente en la clasificación, pues también se usan como material para reconstrucción dede muñones y selladores de fosetas y fisuras.

¿Qué sucede cuando hacemos la mezcla?

Cuando el líquido se une con el polvo, el ácido comienza a disolver el vidrio, liberando iones de calcio, aluminio, sodio y fluoruro. Los que intervienen en la formación de cadenas entrecruzadas son el ácido poliacrílico y los iones calcio, después de 24 horas el calcio es reemplazado por el aluminio. El sodio y el fluoruro no participan en este entrecruzamiento, es por eso que existe una “liberación de fluoruro” presente en estos cementos.

Caso clínico

Paciente de 34 años aparentemente sana, se presenta a consulta argumentando que le han colocado en repetidas ocasiones una resina en el diente 47, y esta ha fracasado; presenta sensibilidad al frío, calor y negativo a la masticación; se observó una leve microfiltración y un desgaste considerable de la restauración.

Se procedió a realizar el aislamiento absoluto y la remoción de la resina, la cavidad no es muy profunda por lo que se decide usar un ionómero de vidrio foto curable.

Ionómero de vidrio innovando 1

Se acondiciono el diente con ácido poliacrílico por 10 segundos, aunque se puede utilizar ácido fosfórico del 34% – 37% solo por 5 segundos; seguido de esto se enjuagó y se eliminaron los excesos de agua.

Ionómero de vidrio innovando 7

Se tomó la cápsula de RIVA LIGHT CURE, la cual tiene una punta color naranja para evitar incursiones de luz innecesarias; en una base firme se presiona el émbolo de la cápsula para inmediatamente llevarlo al amalgamador de alta velocidad Ultramat 2, por 10 segundos.

Posteriormente, se retiró la cápsula del amalgamador y se colocó dentro del aplicador para cápsulas de ionómero de vidrio, se dan tres clic y al cuarto se dispensó el material directo a la cavidad en incrementos de 2 mm y se fotopolimerizó por 20 segundos cada capa (en este caso solo se colocó una capa por la profundidad de la cavidad), se da anatomía con ayuda de una espátula.

Ionómero de vidrio innovando 4

Por último, se revisó la oclusión y se pulió con una copa de hule impregnada con óxido de aluminio Optimize (TDV), para proveer menor rugosidad y por ende más brillo. Se optó por usar un disco de fieltro impregnado con pasta Polimax (TDV), este disco se humectó con agua para formar la pasta y a su vez con el fieltro dar alto brillo.

Ionómero de vidrio innovando 5

Conclusiones

Los CIV son una excelente alternativa en muchas áreas de la Odontología, los fabricantes aportan cada día más innovaciones. Por ejemplo la presentación en cápsula que reduce el desperdicio, ya que, no sobrará o faltará algún componente, confiere una mezcla homogénea y con la consistencia deseada.

Ionómero de vidrio innovando 6
Referencias bibliográficas

Muñoz-Viveros CA. Glass ionomer restoratives. In:Contemporary Estetic Dentistry. 2012:337-340.
Baig MS. Convencional glass ionomer materials: A review of the developments in glass powder, polyacid liquid and the strategies of reinforcement. J Dent. 2015; 43(8):897-912. Anusavice KJ. Shen C. Rawls R. Philips’Science of Dental Materials. Elsevier, 2013.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.